Elogios para los Niños.

 

Muchos padres no dan importancia al elogio, no están acostumbrados a hacerlos, otros piensan que los niños deben hacer las cosas bien sin necesidad de que se les elogie y que éstos deben reservarse para las conductas que son excepcionalmente buenas.
También están los padres que pueden intuir la importancia de elogiar, pero cuando llegan a casa están tan cansados que no son capaces de valorar las conductas adecuadas de su hijo y elogiarlas.
A todos los padres debemos decirles: Elogia a tu hijo siempre que puedas, con esto lo ayudas a desarrollar mejor su autoestima y su motivación a realizar diferentes tareas.
Los padres deberían estar convencidos de lo beneficiosos que son los elogios, y estos puntos pueden ayudarlos a revisarse en este importante tema:
Es importante elogiar específicamente para que el niño sepa exactamente cuál es la conducta que queremos ver con más frecuencia, no es lo mismo decir “Qué bien te has portado” que decir, “Mamá está contenta porque no has corrido por los pasillos y has hablado bajito”. En el primer caso el niño se queda con la idea de que su comportamiento ha sido bueno pero no sabe a qué conductas en concreto nos referimos; mientras que en el segundo caso, estamos elogiando e indicando al niño lo que consideramos está haciendo bien.
Es beneficioso que el elogio sea inmediato y que elogiemos de manera consistente. ¿De qué sirve elogiar una vez al mes o decirle a tu hijo “Mamá está contenta porque la semana pasada en casa de tu abuela hablaste bajito?”. El niño ya se ha olvidado de lo que hizo o no, pero ¡cuánta eficacia hubieran tenido esas palabras dichas al salir de la casa de la abuela!.
Los elogios deben ser apropiados, debemos elogiar con entusiasmo y acompañarlos con un abrazo, una palmada, algún gesto que aumente la magnitud del elogio y le indique al niño que hizo algo muy bien.
Elogia sin sarcasmos. A veces al dar un elogio incluimos un comentario sarcástico, como: “¡Qué bien has hecho la cama hoy, pero podrías hacerlo así todos los días!”. Con esta “coletilla”, que frecuentemente se escapa, hemos perdido los beneficios del elogio.
¿Qué conductas debemos elogiar en los niños?
Elogia todas aquellas conductas del día a día que el niño hace bien y que muchas veces las damos por sentadas con demasiada facilidad.
Elogia conductas para reforzar: como ceder turno, dar las gracias, pedir las cosas “por favor”, etc. Que sabemos deben hacerse pero así conseguiremos un buen refuerzo.
Hay que elogiar a todos los niños, pero muchas veces los niños con un comportamiento peor son los que menos elogios reciben. Los padres prestan mucha atención a las conductas negativas y se olvidan, con frecuencia, de reforzar las conductas positivas. Esos niños de comportamiento inapropiado que reciben pocos elogios, son los que más los necesitan.

 

 

Créditos: Pilar Gamazo. Psiquiatra

hacerfamilia.com

 


logo activa online
  +58 243 2152500
 info@activaesonline.com
   Aragua, VE

Offcanvas

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.