Escúchanos en línea
  icon bb 34 32  

Cómo Ayudar a Nuestros Hijos con las Tareas Escolares.

Colegio niñosLos deberes escolares tienen como finalidad reforzar y afianzar los contenidos trabajados en clase. Para ayudar a nuestros hijos es necesario tener en cuenta:

Lugar de trabajo.

Es fundamental disponer de un lugar fijo de trabajo, al igual que la comida se prepara en la cocina o la televisión se ve en el salón, el espacio para realizar los deberes debe ser siempre el mismo. Lo más aconsejable es disponer de una mesa-escritorio libre de estímulos que distraigan. Hay que evitar la música, la televisión y retirar cualquier objeto que pueda suponer una distracción para el niño. Si es posible, debe tener luz natural y una buena lámpara para las últimas horas del día.

Tiempo de deberes.

Lo ideal es comenzar a realizar los deberes después de un período de descanso. Si el niño llega a casa luego del mediodía, lo más adecuado es comer y hacer un pequeño descanso. Si el niño llega a casa después de las cinco, es necesario merendar y reposar antes de iniciar la tarea escolar.

Hacer los deberes es un proceso gradual, rutinario y organizado. Es recomendable poner una hora fija de comienzo; el tiempo estimado necesario dependerá en gran medida de la edad del niño:

Continuar leyendo

La Gente Que Me Gusta.

mario benedetti

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad. Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme.

La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia.

A estos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la prédica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor.

La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente que con su energía, contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

La gente que lucha contra adversidades.

Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido.

MARIO BENEDETTI

Los Pacientes Diabéticos deben realizar 30 minutos diarios de Ejercicio Físico

Los pacientes con diabetes, especialmente los de tipo 2, deben realizar 30 minutos diarios de ejercicio físico y llevar a cabo una dieta saludable, según la Organización Mundial de la Salud.

"Para los pacientes con diabetes de tipo 2, la necesidad de realizar ejercicio físico regular debe ser un hábito tan arraigado en el día a día como lo es el ponerse el pijama y cepillarse los dientes antes de acostarse", ha comentado el médico de familia del Centro de Salud Puerta Blanca de Málaga, Antonio Hormigo. Pareja Diabetes

De hecho, está demostrado que la práctica regular de ejercicio, aunque sea de intensidad leve, mejora el control glucémico o metabólico, disminuye el riesgo cardiovascular y aumenta el bienestar general. Asimismo, contribuye a la disminución del peso, uno de los principales objetivos en la mayoría de pacientes con diabetes tipo 2. Por otro lado, se ha observado que el fortalecimiento de la musculatura también mejora la sensibilidad a la insulina y reduce los requerimientos de medicación.

En concreto, la actividad física más recomendada para los pacientes con diabetes tipo 2 es el ejercicio aeróbico, es decir, de baja intensidad y larga duración.

ES MÁS IMPORTANTE LA CONSTANCIA QUE EL TIPO DE EJERCICIO

"El paciente debe elegir el ejercicio que más le guste o divierta y que mejor se adapte a su estilo de vida. De hecho, es más importante la constancia o persistencia en la práctica del ejercicio que el tipo de ejercicio realizado", ha subrayado Hormigo.

Del mismo modo, se ha demostrado que el acúmulo de sesiones de 5-10 minutos de ejercicio no estructurado a lo largo del día (evitar el ascensor y subir escaleras, evitar vehículos motorizados y caminar o ir en bicicleta para desplazarse) produce beneficios metabólicos y cardiovasculares similares a los obtenidos a través de la práctica en una sola sesión de 30 o 60 minutos de ejercicio.

La frecuencia y duración habitualmente aconsejadas son 30 o 60 minutos un mínimo de cinco veces a la semana. Sin embargo, la intensidad y frecuencia deberá adecuarse a la edad y características de cada paciente1 y se recomienda acudir al médico antes de realizar una actividad intensa por primera vez o bien al retomar la actividad física habitual tras un tiempo de descanso.

"El profesional sanitario descartará la presencia de patologías que puedan contraindicar el ejercicio físico en general o bien algunas actividades concretas y considerará si es necesario ajustar la medicación para minimizar el riesgo de hipoglucemia. Sin embargo, esta medida es sólo de prevención y, en cualquier caso, los beneficios de practicar ejercicio físico regularmente superan ampliamente los riesgos", ha recalcado el experto.

 

Tomado de lainformación.com

La Era Moderna y su Reflejo en la Obesidad.

PesoLos adultos de hoy tienen que esforzarse más que aquellos de hace treinta años para mantener el mismo peso, aun si comen lo mismo (no sólo la misma cantidad de calorías: también la misma distribución de proteínas, grasas e hidratos de carbono) y realizan la misma cantidad de ejercicio. La publicación académica Obesity Reasearch & Clinical Practice publicó el estudio de un grupo de investigadores de la Universidad de York en Toronto, Canadá, que lo prueba.

"Además de la dieta, otros factores pueden colaborar con el aumento del índice de masa corporal (IMC) a lo largo del tiempo", se lee en las conclusiones de "Secular differences in the association between caloric intake, macronutrient intake, and physical activity with obesity" ("Diferencias seculares en la asociación entre ingestión calórica y de macronutrientes y actividad física con la obesidad"). 

El estudio estableció que entre 1971 y 2008 hubo un aumento de entre el 10% y el 14% en la ingesta calórica y de carbohidratos, mientras que la de grasas y proteínas decreció entre un 5% y un 9 por ciento. Pero más allá de la generalidad, el estudio comparó que a idéntica cantidad de calorías y macronutrientes (misma proporción de carbohidratos, grasas y proteínas) e idéntica actividad física, entre 1988 y 2006 el IMC aumentó en 2,3 kg por m2.

 

Continuar leyendo

Dislexia: problema del aprendizaje de la lectura y la escritura que se puede superar.

DislexiaLa dislexia no es una enfermedad ni una minusvalía, sino un problema del aprendizaje de la lectura y la escritura que se puede superar. La edad en la que es más fácil descubrir la dislexia es aquella en la que el escolar debería saber leer y escribir correctamente, aproximadamente a la edad de siete años.
Algunas estadísticas señalan que hasta un 15% de la población infantil puede presentar dificultad en el manejo de los signos escritos y que en torno a uno de cada diez escolares puede presentar propiamente dislexia. Este trastorno cognitivo implica dificultades para leer y escribir sin que exista ningún tipo de problema sensorial, físico o motor.

Si no se resuelve de manera precoz, esta condición repercutirá seriamente incluso en la adquisición de los conocimientos más elementales y, en consecuencia, en el rendimiento escolar, lo que puede afectar al desarrollo emocional del niño a largo plazo.

Origen Incierto.

La dislexia no tiene una explicación ni origen claros. Existen varias teorías que tratan de darle explicación. Una de las teorías más aceptadas es que podría deberse a un fallo en la laterización cerebral, es decir, en el dominio de los hemisferios cerebrales.

En algunos casos, se trata de un problema madurativo: el niño aún no está preparado para leer y escribir y su dificultad proviene del propio proceso personal de desarrollo. Para salir de dudas se debe consultar a un especialista en la materia (psicólogo o psicopedagogo), quien hará un diagnóstico y ofrecerá pautas orientativas a los padres.

Continuar leyendo


logo activa online
  +58 243 2152500
 info@activaesonline.com
   Aragua, VE

Offcanvas

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.