Escúchanos en línea
  icon bb 34 32  

Dale Valor a tus Fotografías y a Tus Recuerdos

Si tienes el deseo de organizar tus recuerdos para dejar un legado a los tuyos comienza por identificar objetos que nutran tu memoria y que evoquen sentimientos familiares.

 

“Tenemos cientos de archivos digitales sin ningún orden, acumulamos viejos álbumes en lugares tan distintos de nuestras casas, donde terminan por arruinarse, y hasta terminamos por botar fotos en mal estado o en las que aparecen personas que desconocemos. Pero el reto está en saber conocer el valor de éstas, y saber cómo conservarlas y compartirlas”, dice Denise Levenick, conocida como The Family Curator y autora del reconocido blog de genealogía del mismo nombre.

Para esto recomienda:

• Retira las fotografías de los álbumes clásicos, pues el pegante que emplean las deteriora. Puedes usar hilo dental o una microespátula para despegarlas sin dañarlas. Luego, conserva tus fotos en cajas sin ácido y ponlas en lugares con poca luz, cuya temperatura esté entre 60 y 70 ºF, como por ejemplo, los roperos.
• Escanea las fotografías. Los genealogistas recomiendan guardar una copia en papel, otra en el computador y otra en la nube. Nunca botes las fotografías originales.
• Escribe una historia sobre los distintos recuerdos que encuentres y ponla a rodar entre tus conocidos. Además, “investiga y ayúdate con la información que puedan darte tus conocidos al respecto, quizá ellos te cuenten datos que ignorabas”.

Escribe tus memorias.

Piensa que un anillo o un vestido de bodas, que para ti es importante, solamente tendrá valor emocional para tus hijos o nietos si cuentas de dónde viene, desde qué época lo tienes y cuál es su significado. De lo contrario, para ellos será difícil darle importancia y conocer tu historia.
La tarea de organizar los recuerdos es terapéutica, se trata de sacar todo lo que hay acumulado en el corazón y en la cabeza, para crear unas memorias que nos conecten con los nuestros, sin que la gramática o problemas de redacción nos detengan. Para esto ten en cuenta:
• Mantén el equilibrio entre la objetividad y la subjetividad en tus narraciones.
• Empieza por contar los recuerdos más frescos en tu memoria. No intentes contar todo de una vez.
• Usa fotografías para ilustrar lo que cuentas, o para escribir a partir de ellas.
• Sé selectivo. ¿Tienes 35 fotos del mismo evento? Elige las cinco mejores.
• Dale oportunidad a otros miembros de tu familia a que participen en tu historia y cuenten sus percepciones sobre el tema del que escribes.

Todos tenemos grandes historias personales que contar, y compartirlas con los familiares y los amigos, es una forma de darles continuidad, mantenernos unidos e incluso contrarrestar la negatividad y las malas noticias del día a día. Pero, sobre todo, preservar lo que realmente importa en la vida, el amor por la familia.



Agradecemos a:
Ana Carolina González, AARP


logo activa online
  +58 243 2152500
 info@activaesonline.com
   Aragua, VE

Offcanvas

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.